viernes, 24 de septiembre de 2010

Implicaciones y retos: ¿Qué tenemos por hacer?

Los recursos proporcionados, las reflexiones y los comentarios sobre los diferentes temas tratados en el curso han incrementado la observación y la reflexión sobre lo que acontece en mis prácticas educativas sea dentro del salón de clase o fuera de éste. Constantemente estoy pensando en cómo incorporar lo aprendido en el curso y en la maestría en general a mis prácticas educativas. Siento que soy más sensible a las diferentes actitudes y motivaciónes de los estudiantes con respecto a las clases, a los temas tratados y a la forma en que se desarrollan las actividades, miradas bajo un ojo crítico y un tanto mas exigente.

Algunos de los retos concretos en el futuro inmediato para llevar a la práctica lo aprendido teóricamente, se traducen en la búsqueda de estrategias para que en las actividades de mis cursos exista una mayor interacción entre los mismos estudiantes, creando mayores relaciones de comunicación en donde el profesor deja de ser el centro de las mismas para asumir un rol mas de guía que facilita las actividades y conexiones pertinentes al aprendizaje y retroalimenta las mismas. Así mismo, se pretende fomentar la autonomía en el aprendizaje, la coevaluación y la autoevaluación. También es necesario tener en cuenta para el desarrollo del curso tanto los intereses, motivaciones y actitudes de los estudiantes, como su contexto y sus experiencias. Es decir, tratar de implementar cambios en las clases aplicando los conceptos dados por el constructivismo y el conectivismo.

De nuestros sistemas educativos en el mediano y largo plazo podemos esperar transformaciones que incorporen en la escuela nuevas formas de transmitir la información y el conocimiento. Aunque una mínima parte de los aprendido de memoria le es útil al estudiante en su vida, aceptar que memorizar información para luego repetirla exactamente igual con el fin de obtener una buena nota en una evaluación y a los pocos días olvidarla, no va de la mano con el aprendizaje. Generalmente, cuando se aprende de memoria se hace fuera de un contexto real y sin motivación alguna. Memorizar y repetir como un loro sólo conlleva a que luego en el tiempo, cuando en la vida real sea relevante la información memorizada tiempo atrás en la escuela, no se recuerde nada al respecto y sea necesario, ahora sí con compromiso, volver a estudiar creando relaciones con un contexto real y de interés para el estudiante, generándose así un verdadero aprendizaje.

Al aceptar que el conocimiento y el aprendizaje existen también por fuera de la escuela y que las TIC son una importante herramienta que ha contribuido a los cambios producidos en la sociedad en los últimos años, nuestros sistemas educativos pueden comenzar a crear estrategias que acerquen los conceptos de “aprendizaje” y “escuela”. Es necesario que en la escuela efectivamente se propicie la conexión de relaciones relevantes para generar un aprendizaje significativo. Las TIC son la mejor herramienta mediadora de dichas conexiones y relaciones y por lo tanto, del aprendizaje.

Actualmente la escuela apenas está comenzando a reconocer las virtudes del aprendizaje virtual y por esta razón, muy tímidamente, incluye sólo algunas materias o carreras que pocas veces son las más importantes en la modalidad virtual. Se espera que a mediano y largo plazo se comprenda y acepte una efectiva apropiación de las TIC en términos de aprendizaje, de forma que el estudiante tenga la posibilidad de escoger, en igualdad de calidad, la forma virtual, presencial, o blended learning en cualquier curso o carrera que quiera hacer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada